/

No hay nombre más bonito que el suyo, pues lleva siglos sosteniendo los cimientos de lo que ahora llamamos hogar, rompe barreras y une corazones.

Pilar

imprescindible

de mi vida.

Anuncios

⚡️

Huracanes repentinos quieren derribar fuertes milenarios.

Ríos de inestabilidad desbordan en nuestro hogar.

Incertidumbre y miedo acechan sigilosamente en la oscuridad de la noche.

Disfrazo de sonrisas el ambiente.

Huyo de la agonía y te abrazas a mi, pidiendo a gritos el silencio.

Ciertos momentos de llanto, unen más de lo que ahogan.

Morir por vivir 

Aquella noche dormí sin miedo y a pierna suelta. Estaba sola pero me sentía tan protegida, tan resguardada y rodeada… como nunca antes lo había hecho. Su visita me dio el impulso que toda persona necesita cuando está en las últimas. Y sus ganas de comerse el mundo me invitaron a creer que yo podría hacerlo también. Aquella noche sentí que podría morir tranquila, pues de pronto había conseguido aquello que mucha gente no posee. O al menos no sabe…

Tu hogar puede que este a Kilómetros de tu casa o incluso en otro país, hogar puede ser una llamada telefónica, una nota de voz de un par de segundos o una visita a una ciudad desconocida. Puede ser un mensaje de “siento molestarte pero estoy fatal” en la madrugada.  Hogar puede ser una acampada con cervezas y sin cobertura. Un “me lo dijo y me recordó tanto a ti”. Puede ser un recordatorio de que comas todos los días y descanses. E incluso una regañina cuando estás con esa venda…

Hogar es la gente que te quiere, tu familia y los amigos que se han convertido en eso. Hogar es sentiros en mi piel aunque esteis muy lejos. Y saber, y sentir eso… me reconforta, me da ganas… de vivir.

A todas las personas que me dan la vida.